París en guerra

Hemos vuelto a perder, los de siempre, los inocentes, los que llevamos perdiendo demasiados años sin poder defendernos.

Aquí o allí, morimos sin descanso en nombre de tantos lemas, en defensa de tantas cosas que restan inalcanzables, porque no son más que películas par1escritas para que seamos actores secundarios prescindibles.

Nos falta educación y cultura para darnos verdadera cuenta de la utilización que hacen de nosotros, para defender sus intereses, los intereses de los pocos que son dueños del mundo.

Los militares, policías y civiles, que entregan su vida pensando que nos defienden a nosotros, la población, a las personas de bien; son tratados y utilizados de cualquier forma menos cómo personas que luchan por los derechos humanos, la tolerancia y el respeto. Los poderosos nos utilizan desde su mansión o castillo, y nos ordenan eliminar a sus competidores de poder y riqueza, como siempre en su propio beneficio particular, par2manejando todos los aspectos sociales que nos afectan, haciéndonos pensar que les debemos la vida; ellos nos la deben a nosotros.

Tantas mentiras, falta de información y por supuesto una educación controlada y limitada; sólo los que tienen dinero pueden optar a tener estudios superiores, y si son de determinadas familias, llegarán a desarrollar su actividad en buenos cargos o empresas propias, independientemente de su incompetencia. Los demás nacemos obreros y moriremos obreros, no tenemos opción.

El valor de las cosas no son reales, tienen el precio que ellos calculan que podemos pagar; si tenemos 100, pagaremos 97, si tenemos mil, pagaremos 950. Al final trabajamos sin descanso toda la vida hasta que morimos, enfermos y decrépitos; realmente no vivimos la vida. Ahora ya son par3muchos que ni tan sólo podemos aspirar a ser esclavos, y quedamos relegados a morir de cualquier forma, menos digna y humana.

Nos envían a países a matar personas que no conocemos, que no han hecho otra cosa que estar sometidos como nosotros a poderes personales, en los que cualquier psiquiatra, encontraría múltiples patologías graves, que harían diagnosticar tratamientos con supervisión clínica e internamiento; es cuando la persona deja de ser animal racional, para ser irracional.

¿Qué hace posible lo de París?

Personas sin futuro, solas, marginadas, muertas en vida, que tan sólo subsisten como cualquier flor, si no es pisada prematuramente; la llamada sociedad de la civilización no los quiere, no les da cultura para vivir en ella, pero menosprecia la inteligencia que poseen, y esta se acaba poniendo al servicio del odio y la venganza, alimentada y utilizada por los enemigos poderosos de nuestros dirigentes poderosos.

par4Hasta ahora nos creíamos a salvo, las guerras están lejos, nos decían que aquí no, sólo militares; resulta que allí son militares y civiles los que lo viven, y puede que los inocentes de allí piensen que los inocentes de aquí, tienen que vivir y morir cómo ellos; si es una guerra en la que somos participes directos, una guerra entre ellos y nosotros, nosotros estamos en la guerra, y estas son las consecuencias.

Ahora nuestros dirigentes tendrán que pensar cómo nos defienden de lo que en teoría ya nos estaban defendiendo, no se pueden permitir perder credibilidad, y mucho menos, que les hagan lo que ellos hacen. Conocen perfectamente la magnitud de sus actos.

Al final, nuestro mejor camino, podría ser alejarnos de la civilización para tener una vida digna.

 

par5 par6

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s