¿ Y la Democracia ?

Cuando los resultados electorales dan mayorías suficientes o absolutas, el partido político que las consigue, no puede estar más exultante, pero lamentablemente no lo está por poder llevar a cabo unas políticas de gestión, determinadas en su programa electoral, está exultante porque ha conseguido suficiente poder para realizar a conveniencia, cualquier ley que beneficie a los suyos, a su empresa, a su partido.

Aceptados por un electorado que da su voto al partido, en función de sí las personas son “más guapas o más feas”, sí tienen más “facilidad de palabra o menos”, en vez de hacerlo por la capacidad personal de cada uno de los integrantes del partido, para poder llevar a buen fin las propuestas demo2electorales presentadas,  es cuándo una persona vota a un partido sin analizar el contenido de sus propuestas, y mucho menos tiene en cuenta los posibles o más que posibles, hechos punibles de las personas que lo conforman (incluidos los éticos), evidenciando una falta de criterio personal grave, porque si se secundan estás actitudes y acciones, podemos llegar a la conclusión que quienes lo hacen, sólo ansían seguir sus pasos para conseguir poder para su propio beneficio, cómo el que tienen los individuos a los que dirigen su voto.

Podemos observar en los partidos políticos, que las personas que encabezan las listas electorales suelen ser siempre de un determinado estatus social, junto con sus amigos, familiares y conocidos, hasta el punto que en más de una ocasión, se han incorporado los llamados “independientes” para ocupar cargos de dirección o ministerios.

¿ En toda la amplia y numerosa militancia de un partido, no hay personas capacitadas para desarrollar estas tareas?

¿ Tenemos que entender que la militancia sólo les sirve a los de arriba para seguir o conseguir estar arriba? , y…

¿ Esta militancia permite estas intromisiones porque piensan sólo en llegar a estar arriba, para ser uno más de los poderosos?, entonces…

¿ Dónde queda el servicio que se les supone al país y a los ciudadanos?

Desplazando los egos, si una persona reúne las capacidades necesarias para un determinado puesto, se la debe apoyar por encima de las que no están preparadas o lo están menos, y si son unas cuantas ( o muchas ) las que están preparadas, deben exponerse a una votación de la militancia para decidir quien estará al frente del partido, y consecuentemente se presentará ante la sociedad, para exponer el proyecto de país que se quiere.

Hoy en día no existe excusa, ya que disponemos de la suficiente tecnología y medios, para poder ejercer un voto, una persona;  aunque deben existir demo3órganos de dirección, estos están para realizar el trabajo, que posteriormente deben poner a consideración y aprobación de la militancia. Sí la militancia no los aprueba, se debe volver a realizar el trabajo o desestimarlo, dependiendo sí el trabajo es válido con modificaciones, o directamente no es aceptable. Todo esto referente al interior de un partido, porque si la militancia no está implicada en el mismo, ¿Qué hace ahí?, y si los trabajos expuestos a consideración de la militancia, crean tantas opiniones diversas que no coinciden mayoritariamente en una dirección, eso no es un partido, serán dos o tres , y por lo tanto deben escindirse y reunirse en un partido nuevo, con una militancia afín y cohesionada en un proyecto común de país.

Cuándo los resultados electorales no dan mayorías suficientes o absolutas a ningún partido, es necesario confluir en pactos para establecer un gobierno, y es aquí cuándo se descubre que muchos partidos no están pordemo4 la labor de país, porque en el momento en que tengamos una sociedad sin pobreza, con trabajo, con salud, con educación y civismo, servicios públicos e infraestructuras pensadas para todos, un partido político puede defender su particular ideología, pero no antes. Y si la pobreza, el trabajo, la salud, la educación y civismo, los servicios públicos y las infraestructuras, no tienen ideología, ¿ Por qué no se ponen de acuerdo en estos temas? .

Ante las dificultades, democracia; ante los problemas, democracia; para las soluciones, democracia.

Los atenienses 2.500 años atrás, establecieron un gobierno que se basaba en el poder del pueblo, y lo llamaron democracia.

Algunas de las reglas democráticas que recogió Aristóteles en su política,demo5  fueron:

-”Elegir todas las magistraturas entre todos”.

-“Que todos manden sobre cada uno y cada uno, por turno, sobre todos”.

-“Que los cargos públicos se designen por sorteo, todos o los que no requieran experiencia y conocimientos técnicos”.

-“Que la misma persona no ejerza dos veces el mismo cargo público o sólo en casos excepcionales”.

-“Que la misma persona ocupe pocos cargos públicos, con excepción de los relacionados con la guerra”.

-“Que todos los cargos públicos sean de corta duración, o al menos aquellos en los que sea posible”.

-“Que todos los ciudadanos, elegidos entre todos, administren justicia. Y que lo hagan sobre todas las materias o sobre la mayoría y, en cualquier caso, sobre las más importantes y primordiales: la rendición de cuentas, la constitución y los contratos privados”.

-“Que la Asamblea del pueblo tenga soberanía sobre todas las cosas, o sobre las más importantes. Ningún cargo público tendrá soberanía sobre nada o, en todo caso, sobre asuntos de escasa importancia”.

-“Que ningún cargo público sea vitalicio, y si alguno queda todavía, procedente de alguna costumbre antigua, debe despojársele de su poder y hacer que sea sorteable en lugar de electivo”.

En general, todos acuerdan que la democracia es la mejor forma de organización política; el problema es el contenido que se le dé a esta.

En Europa y en casi todos los países occidentales, la democracia es predominante ya no sólo cómo sistema político, si no que está absorbida por la sociedad.  Nuestra democracia actual, es muy diferente de la democracia griega de entonces.

De democracias hay dos tipos:

-Democracia directa. 

• Reuniones en asambleas, dónde debatir y resolver los temas de interés común.

-Democracia representativa.

Sufragio universal: un ciudadano, un voto.

Voto secreto: protege la libertad del ciudadano al emitir su voto.

Elecciones generales con regularidad: se eligen a los candidatos que los ciudadanos consideren mejores, y permite cambiar o reelegir a los representantes votados.

Aceptación de la mayoría: en democracia se decide por mayoría, al mismo tiempo que se exige respeto por las minorías y sus derechos, lingüísticos, religiosos, étnicos, o de cualquier otro tipo.

Libertades públicas: libertad de asociación, libertad de prensa, libertad de expresión ( individual y colectiva ), libertad religiosa, y la garantía de educación para todos.

Contamos con la separación de poderes, que garantizan la libertad del ciudadano:

Poder legislativo; encargado de elaborar y aprobar las leyes. Función del Parlamento.

Poder ejecutivo; encargado de dirigir la política interior y exterior, y de aplicar las leyes. Función del Gobierno.

Poder judicial; encargado de que las leyes se cumplan correctamente. Función de los jueces.

El Estado está supeditado al derecho, y su poder regulado y controlado por la ley.

La Constitución, consiste en unas leyes que limitan el desobedecimiento de la justicia por parte del poder, y lo obligan a estar siempre sujeto a derecho.

La sociedad es una suma de personas que buscan su propio interés, por lo que sus intereses entran en conflicto, haciéndose imposible que todas las demo6personas coincidan. El Gobierno debe garantizar la seguridad y bienestar de todos los ciudadanos, y está formado por personas que también quieren satisfacer intereses egoístas, por lo que se hace necesario renovarlo periódicamente para la protección de los ciudadanos. La democracia sirve para controlar a los gobernantes.

El problema es que los ciudadanos son ignorados y engañados por los políticos, y aunque podemos no volver a votarlos nuevamente, las decisiones que pueden tomar durante su estancia en el gobierno, podrían ser perjudiciales para el conjunto de la sociedad.

Sí la democracia consiste en que los ciudadanos se gobiernen a si mismos por medio de un representante, resulta que nos ponemos en manos de un político que puede actuar por sus propios intereses, sin tener en cuenta nuestra opinión.

La democracia en nuestro país está limitada, y podemos plantearnos sí verdaderamente está lo suficientemente madura y desarrollada.

¿ Es un régimen democrático totalitario?

Se intenta condicionar a la sociedad en toda su amplitud, principalmente a través de los grandes medios de comunicación, influenciados directa o indirectamente, por intereses políticos, económicos y financieros.

Es una situación inestable, y aunque realmente disponemos de un gran número de ofertas electorales,  las nuevas generaciones son más exigentes con las instituciones democráticas, exigiendo que la democracia en la práctica, se asemeje más a la teoría, entrando de esta manera en conflicto directo con el poder económico, político, y mediático.

Inesperadamente, se ha producido en los últimos meses una fisura en los medios ( algunos ), que han permitido que voces que critican las demo7estructuras establecidas, tengan voz en diversos fórums y televisiones, teniendo la oportunidad de llegar a la población, produciéndose los resultados electorales ya conocidos. Antes, el poder mediático dependiente del económico (entre otros), no lo permitía.

Los mayores medios de información tienen una posición estratégica para mantener al poder político y económico, desplegando un totalitarismo para intentar controlar al pueblo, para que no se revolucione y acepte lo que se le impone.

Estamos inmersos en una gran crisis de valores políticos y democráticos. Los ciudadanos están descontentos y desanimados por la corrupción, la injerencia política en la justicia, un desmesurado gasto en la infraestructura de los partidos, las desigualdades territoriales; todo esto forma parte de nuestro presente.

Quizá, reivindicar un ciudadano un voto, sea el comienzo de la democracia real.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Juan dice:

    Muy interesante la entrada. Si me permite, expreso mi disconformidad cuando afirma que: “la pobreza, el trabajo, la salud, la educación y civismo, los servicios públicos y las infraestructuras, no tienen ideología” Pienso que sí, o al menos, que el tratamiento que se les da varía en función de las ideologías. Cuando se trata de paliar la pobreza con medidas que están más próximas a la beneficencia que a la justicia social, cuando no se protege de manera suficiente la educación, la sanidad o los servicios públicos, cuando la convivencia no se fomenta con más educación y cultura sino con represión o cuando se planifican las infraestructuras de espaldas a los intereses de los ciudadanos, se está haciendo ideología o, partidismo, que es una especie de variante bastarda de la primera. Saludos :

    Le gusta a 1 persona

  2. lordagar dice:

    Bienvenido Juan, estoy contento de que te animes a comentar y expresar tu punto de vista.
    Realizas un matiz muy interesante, y no te falta razón; puedo haber sido o he sido demasiado genérico en la cuestión que comentas. Efectivamente detrás de todo existe algún tipo de ideología.
    Cuándo digo que no tienen ideología, estoy diciendo que no se debe aplicar ideología alguna en ellos, a diferencia de cómo ocurre en el presente, ya que son aspectos de la vida que no requieren ideología si no justicia social, cómo tu muy bien apuntas. Por eso comento en el artículo, que los partidos políticos deben desprenderse de sus ideologías para resolver estos problemas desde la justicia social.
    Lo que relato en la parte del artículo a la que haces mención, se refiere a tener justicia social y no beneficencia o “limosna”; puede o directamente no queda claro; gracias por tu aclaración y comentario.
    En mi opinión, realizar una operación médica, tratamiento de una enfermedad, o una simple cura, tiene que ser desde la ciencia y no desde una ideología; quizá pueda intervenir la ética y las creencias religiosas, pero a nivel personal del paciente, no del facultativo al desarrollar su profesión.
    La educación tiene que ser objetiva y estar al alcance de todos, independientemente del poder adquisitivo de cada uno; si aplicamos una ideología, desvirtuamos la educación, y consecuentemente influimos en el pensamiento y personalidad del alumno, eliminando su capacidad de criterio personal, sustituyéndola por dogmas.
    La pobreza es intolerable, y los derechos humanos, que casi todos los países del mundo suscriben incluido España, definen perfectamente la dignidad que todas las personas deben tener, así cómo la obligación de los gobernantes, de que se cumplan.
    Los servicios públicos y las infraestructuras, coincido plenamente en que deben servir a todos los ciudadanos sin distinción, y no sólo para el fácil y cómodo desplazamiento de unos cuantos.
    Agradezco tu participación, y te animo a que sigas.

    Muchas gracias Juan.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s