Incendios Provocados

El norte de España está en llamas, es una catástrofe ambiental importante, con mas de ochenta fuegos simultáneos producidos en unas condiciones de  alrededor, de 100 km/h. de viento.

Se hacen llamamientos a la ciudadanía, para concienciarlos en adoptar una actitud cívica y colaboradora en lo posible, ya sea en la extinción, prevención,in2 o descubrimiento de los autores.

Se cree que la inmensa mayoría de los incendios son provocados, y especialmente calculados en su ejecución, en base a condiciones climatológicas  y características del terreno, para facilitar un incendio de la magnitud más grande posible.

España es el país europeo más castigado por los incendios provocados por el ser humano. No existe una política forestal común, en la Unión Europea.

El fuego en si mismo, contribuye al ecosistema en su regeneración, porque in3una superficie quemada hay que repoblarla, pero cuándo esto deja de suceder de forma natural, entramos en la perversión originada por el ser humano. La prevención es fundamental y la ausencia de esta, genera un incremento de incendios peligrosos para el ecosistema y la población.

Los incendios provocados suelen provenir desde intereses tales cómo:

-Beneficios económicos.

-Venganzas.

-Vandalismo.

Después de los incendios los políticos entran en acción, con su habitual discurso de ataques mutuos sobre la mala gestión, corrupción,  e inversiones destinadas a la extinción.

Que una persona psicologicamente afectada de impulsos incontrolados de hacer fuego, disfrutando de ellos (pirómano), no explica el gran número dein4 fuegos producidos ni la meticulosidad con la que se realizan.

Los conservacionistas de la naturaleza se inclinan por culpabilizar a los ganaderos, en su afán de conseguir mejores pastos y subvenciones. Los conservacionistas demandan, que se prohíba el acceso de ganado a los terrenos quemados, y in5se retiren las subvenciones a aquellos que se les sorprenda realizando, las habituales quemas anuales controladas, de zonas de pastoreo.

El precio de mercado de las masas forestales es muy bajo, por lo que se pueden dar casos de  propietarios, que tras un incendio in6vendan la madera que quede a los aserraderos, y con el dinero que el Estado paga cómo indemnización, planten unos arboles en sustitución de los que anteriormente no eran, o dejaron de ser rentables.

Es difícil encontrar culpables si no son sorprendidos de forma     “in fraganti”,  con la cerilla en la mano; se hace complicado legalmente encontrar causalidad para probar el hecho.in7

La especulación financiera que nos rodea, con pérdidas de dinero público asociadas a beneficios privados, podrían establecer la figura única de beneficiarios-culpables, cómo los responsables de los incendios.

La aparición en escena de empresas privadas, cuya única actividad es la extinción de incendios forestales, hace sospechar de la existencia de incendios forestales inducidos, existiendo datos constatados de alguna empresa (Faasa), que paso de facturar en el 2003  veinte millones de euros,in8  a casi sesenta en el 2012.

Si nos detenemos en analizar que se factura, horas y desplazamiento, hipotéticos individuos sin escrúpulos, estarían interesados en demorar el tiempo de sofocamiento de los incendios.

La administración pública tiene la responsabilidad de la dotación de recursos, investigación, gestión y  participación en los procesos judiciales, que muestran un número de detenidos insignificante, y muchos menos condenados.

El servicio público que desarrolla el cuerpo de bomberos, se encuentra in9mermado de recursos, y las reivindicaciones expuestas por estos profesionales, incluida la precariedad laboral, no  son debidamente atendidas.

 

No suelen existir planes de emergencia tanto para casas aisladas en la montaña, o urbanizaciones y campings, dónde la prevención y actuaciones a seguir en caso de incendio,

in10 brillan por su ausencia.

Hay que insistir en la prevención, y respetar e imitar el funcionamiento natural del ecosistema, tener en consideración el cambio climático y la diversidad de los arboles. Aproximadamente un 70% de las zonas forestales en España, son de propiedad privada.

¿ Los propietarios deben mantener sus espacios en óptimas condiciones ?

¿ Son responsables de un mal mantenimiento de sus propiedades ?

¿ Debe el Estado obligarlos a ello ?

Lamentablemente la realidad esta sujeta al nivel de influencia y poder del que se disponga, derivándose de esta circunstancia, lo que se hace o deja de hacer.

in12

Los bosques son el hábitat de muchos animales y plantas, protegen los recursos acuíferos de la tierra, y también son la economía de muchas zonas rurales.

Es imprescindible evitar esta catástrofe, este desastre consumado en tragedia.

 

 

Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. pbarquer dice:

    Existen bastantes errores comunes con los incendios:
    a) La madera quemada cuesta dinero que se la lleven del monte y hay que sacarla por riesgos de enfermedades y para regenerar.
    b) La nueva ley de Montes es bastante mejorable pero permite construir, en terreno quemado, infraestructura de bien común. Bien aplicada, debe reducir los incendios porque era fácil, cuando iba a pasar una carretera, pegarle un cerillazo, y pasaba.
    c) Los que apagan los incendios, empresas privadas generalmente, se juegan la vida en cada salida. Y no es una exageración. Salvo alguna excepción, que las hay, las cuadrillas si pillan a un piromano en acción, pobre de él.
    d) Los incendios tienen que ver con el abandono de los usos de los montes (leña, pastoreo, madera), las condiciones climáticas (veranos muy secos y con aire) y las costumbres de las distintas zonas (Galicia, por ejemplo)
    e) Los famosos recortes han llegado con fuerza al sector forestal, desde hace muchos años, principalmente a través de las políticas excesivamente restrictivas de actuación sobre las zonas forestales.
    f) hay que sumar la mala planificación de las labores de extinción de los últimos años con resultado como que las BRIF, las “fuerzas especiales de los montes” se les esté descafeinado a base de sueldos miserables.

    Los incendios existen y existirán por muchos motivos, las labor de extinción es fundamental para apagarlos y su profesionalización debe continuar.

    Aquí te dejo mi opinión y, ya de paso, te dejo mi mail 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. lordagar dice:

      Bienvenido PBARQUER, te agradezco que te animes a comentar.
      Observo en tu comentario que entiendes que la mayoría de los fuegos ocurridos, son fruto de la suma de condicionantes fortuitos, achacables al abandono de los montes y la falta de civismo. Estoy de acuerdo, pero los incendios provocados parecen ser la causa más extendida en los últimos tiempos, que obviamente llegan a dimensiones espectaculares, debido a las condiciones en las que se encuentra el monte, cómo tu comentas.

      ¿ Opinas que hay menos incendios provocados, de los que nos dicen ?

      Encantado de tu participación, y muchas gracias por aportar tu conocimiento y opinión.

      Me gusta

      1. pbarquer dice:

        Creo que hay que diferenciar entre un piromano y el cerillazo.

        Piromanos que solo quiere quemar montes por el placer de quemar creo que hay muy pocos pero se les da mucha publicidad porque moviliza muchos medios.

        Quemas de rastrojos que se escapan, los chispazos de los coches o trenes, los tractores trabajando, los descuidos, los rayos, aprovechar para limpiar fincas, incluso las venganzas entre vecinos… Esto si, mucho, casi todos.

        El forestal quemando, el maderero, las empresas privadas, las cuadrillas para tener más horas extras… No creo que sea relevante.

        Todo esto sumado a la falta de prevención, montes mal cuidados, mala climatología, etc consigue que se escapen y se hagan muy grandes y difícilmente controlables.

        Gracias por la bienvenida

        Le gusta a 1 persona

  2. lordagar dice:

    La implicación de pirómanos en los fuegos, es baja, coincido contigo, así cómo en la falta de atención puesta por las personas que desarrollan su actividad diariamente en el monte; las investigaciones indican, que existen incendios originados voluntariamente, y cuyos verdaderos fines, no quedan definidos ni probados, lo que crea suspicacias, y naturalmente muchas teorías.

    Gracias a ti, por tu acogida.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s